Ser como Dios (resumen)

9 nov

Esta es mi síntesis del libro de Michel Berg, “Ser como Dios”. Su lectura es recomendable para quien desea acercarse a las enseñanzas de la Kabbalah de esta escuela de los hermanos Berg, en su aplicación a la vida diaria y no como asociada a una religión.

Ser como dios. Kabbalah y nuestro último destino.
Michael Berg

1 El mundo es una guerra entre dos fuerzas opuestas: luz y oscuridad
La Impermanecia es movimiento: la dirección es nuestra acción.

2 El origen de la luz, Dios. Es el manantial de la alegría realización y vida.
La fuerza de la oscuridad es la naturaleza del ego, es el origen de todo dolor sufrimiento y muerte. Ego es desconexión de la luz del creador.

3 Creamos nuestra vida según la fuerza que elegimos y conectamos.
Hay una elección que hacer en cada momento

4 nos conectamos con las dos fuerzas mediante la ley de la similitud de forma: nos conectamos y convertimos en aquello a lo que más nos parecemos
Diferencia— ego
Similitud — dios

Esencia de dios — compartir
Esencia humana— recibir
Nos hacemos como dios comportándonos como dios

5 nos volvemos como dios destruyendo sistemáticamente el ego, porque el deseo de recibir solo para sí mismo es lo opuesto a Dios. El no recibe de nadie.
Caso cósmico de identidad equivocada: conectamos con el ego, y su mundo diseñado por El oponente.
Confronta humilla avergüenza y deshazte de la naturaleza egoísta, del deseo de recibir solo para sí mismo.

6 nos volvemos como dios transformándonos en seres que comparten, porque dios es una fuerza de compartir infinita.
Es un Movimiento continuo hacia la luz transformándote en un ser del que cada pensamiento, acción y expresión provenga del deseo de compartir.
Compartir transformador es un modo de vivir.

LA FORMULA DE DIOS

Tu – Ego + compartir transformador = Dios

Mediante los procedimientos de erradicación del ego MÁS la práctica del compartir transformador, despertamos nuestra naturaleza verdadera y nos volvemos como dios, creando una vida llena de alegría y realización.

Tarea en el reino físico: arrancar el deseo de recibir solo para sí mismo y aquí y ahora actuar como seres que comparten. Nuestra tarea es ser como Dios.

No es cambio de paradigma es ruptura epistemológica. Dios existe y no sufre, no muere. Fuimos creados para tener un caudal infinito de salud alegría y vida. Tu Vasija ¿es limitada o infinita?

Estado del ego—amnesia. El olvido: venimos a manifestar nuestra naturaleza auténtica y ser como dios.
Ser es conocimiento verdadero en acción.
Ser cómo dios ES POSIBLE.

Disolvente universal: la muerte. Lo Impensable, lo innegable.
Valentía: La inmortalidad física. Dejar la tierra con el cuerpo físico, no muerto. Podemos crear la inmortalidad física.

Destruye la necesidad de sentirse especial, el hambre de aprobación, el ansioso deseo de pertenecer, la adicción a engreírse con la adulación: alimentos de la ilusión del ego.

Ajustemos nuestros deseos a los de Dios. La acción incomoda, nos acerca a ser como Dios.
La mediocridad del casi es por falta de claridad sobre nuestro propósito en este mundo y no es ser buenos; es ser como dios. Transformarnos completando el viaje.

La formula de dios destruye la ilusión del punto medio, el jardín de la mediocridad. No hay punto medio entre luz y oscuridad o nos volvemos como dios o nos estamos suicidando. Solo hay viaje completo a la eternidad.

Cuando lo más fácil es rendirse ha de surgir el propósito supremo.

Erradica el casi, el bastante bien, bastante cerca. Detenerse en el noveno peldaño es lograr nada, la pregunta equivocada es ¿cuán espiritual soy? La pregunta correcta es ¿soy ya como dios? Requerimos el esfuerzo inquebrantable transformador.

El bueno como el verdaderamente malo tiene el potencial de ser como dios. El mediocre no.

Armas de guerra
La vida es zona de guerra, el oponente habita las células, nos destina a una vida autómata y nos mata como recompensa. Es combate a muerte por la inmortalidad.

1 Reconocimiento. Habitamos la prisión y urge escapar.
2 Rechazo. Negarnos a la muerte y el sufrimiento.
3 formula de dios. Claridad y concentración en la meta final y los medios para ser como dios.
4 Desenmascarar al oponente. El engañara, confundirá, estafara.
5 La Certeza. Certeza del potencial para ser como dios.
6 Vigilancia contra la comodidad. Sumergirse con gusto en la incomodidad destruye el ego e inicia la generosidad transformadora.
7 La Culminación. No conformarnos con menos que lograr ser como dios.
Hay que ver, percibir la negatividad. Mas ver ver y ver y menos hacer aborrecer al ego.

Cada que enojas te suicidas.

Compartir es antinatural en el mundo natural del ego. Es incomodo compartir.
Regala lo que más quieres para ti. Compartir se hace por uno mismo y no para quien recibe, con la intención consciente de despertar nuestra divinidad.

La conciencia y la dificultad determinan su recompensa de luz. El momento es ahora, ahora y ahora. Cada molestia y cada encuentro son una oportunidad.
Mediante el sacrificio renunciamos a los pensamientos tóxicos y las acciones dañinas del egoísmo.

Conectarse al Zohar y ser como dios. El Zohar encarna la energía de dios. el trabajo de Rav Shimon Bar Yojai.

“Maestro del universo escúchame… olvide encender la fogata la oración el lugar la historia el idioma el libro… y creo que es suficiente.”

Necesitamos la ayuda del creador
Certeza de que requerimos ayuda
“Hay mas fuerzas de tu lado, que del ego”

Resumen de “Ser como dios. Kabbalah y nuestro último destino” de Michael Berg.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: